El medico de Michael Jackson es llevado a juicio: 11/01/11







- Material y articulo de ElBazarDelEspectaculo blogspot com

El médico de Michael Jackson, Conrad Murray, irá a juicio por homicidio involuntario del cantante y no podrá ejercer en California, según un fallo emitido el martes después de seis días de audiencias preliminares en la Corte Superior de Los Angeles.


Luego de escuchar los testimonios de medicos, paramédicos, asistentes personales y personas cercanas al cantante antes de su muerte el 25 de junio de 2009, el juez Michael Pastor consideró que existen pruebas suficientes para enjuiciar a Murray y retirarle su licencia médica en California.


Murray deberá comparecer el 25 de enero próximo ante la corte para que le lean los cargos en su contra. De ser hallado culpable, podría ser condenado a cuatro años de cárcel.


La fiscalía acusó al doctor Conrad Murray, de 57 años, de homicidio involuntario por haber administrado a Jackson el poderoso anestésico propofol para ayudarlo a dormir y luego no cuidarlo apropiadamente.


Durante el proceso de audiencias, que duró menos de las dos semanas estimadas, los padres del Rey del Pop, Katherine y Joe Jackson, así como sus hermanos, Randy, Jackie, Janet, Rebe, LaToya y Jermain siguieron en primera fila casi todos los días los testimonios de personas del entorno de su hermano más famoso.


El fiscal de distrito adjunto, David Walgren, dijo al juez que Murray estuvo dándole propofol a Jackson todas las noches durante casi dos meses para poder ayudarlo a controlar sus problemas de insomnio, mientras preparaba la serie de conciertos en Londres "This is It".


Walgren también enumeró una serie de fallas del médico. Según él, Murray no practicó bien los primeros auxilios, ni llamó al número de emergencias 911 lo suficientemente rápido, así como tampoco le contó a los paramédicos qué le había suministrado al artista.


Los médicos y paramédicos que atendieron a Jackson dijeron que, cuando lo vieron, parecía haberse muerto mucho antes de que se hiciera la llamada de emergencia.


El martes, cuando se cumplía el sexto día de audiencias preliminares, Christopher Rogers, el médico del Instituto Forense de Los Angeles, que calificó la muerte de Jackson de homicidio, dijo que el ídolo pop estaba en buen estado de salud cuando murió.


Rogers afirmó que Jackson gozaba de buena salud en general antes de la sobredosis de sedantes que provocó un paro respiratorio al cantante de 50 años, de 1,80 metros y 62 kilos.


El médico forense recalcó ante la Corte que la muerte de Jackson se debió a una sobredosis de propofol.


Murray reconoció haber administrado propofol al cantante el día de su muerte pero dijo que lo hizo a pedido del paciente, y que la dosis no era suficiente como para provocar la muerte.


Uno de los abogados de Murray le preguntó al médico forense si seguiría calificando de homicidio la muerte de Jackson si se confirmara que el cantante se autoadministró el propofol.


"Basándome en la calidad de los cuidados, yo seguiría considerando este caso como un homicidio, incluso si el médico no fue quien le administró propofol", respondió el forense.


Entre los muchos testimonios que se acumularon contra Murray en los últimos seis días, figuran declaraciones de ex mujeres del doctor y un farmacéutico que le vendió 255 frascos de la anestesia.


Una mesera reveló la semana pasada que ella estaba hablando por teléfono con Murray cuando Jackson falleció y que el médico la dejó colgada con el teléfono abierto por lo tanto escuchó varios minutos ruidos de que algo pasaba del otro lado.


Sade Anding fue una de las 11 personas con las cuales el médico habló por teléfono en las horas que antecedieron la muerte de Jackson, a quien monitoreaba su estado físico antes de la serie de conciertos en Londres en julio de ese año, declaró el oficial Dan Myers, de la policía de Los Angeles (LAPD).


Según la acusación, Murray administró a Jackson la dosis fatal de propofol entre las 10H40 y las 11H00, y de acuerdo con el policía Myers, entre las llamadas que hizo el médico mientras el cantante estaba sedado, hubo una de 32 minutos a su consultorio en Las Vegas.


También fue decisivo el testimonio de Tim Lopez, dueño de la farmacia Applied Pharmacy Services en Las Vegas, que dijo que Murray ordenó 255 frascos de propofol entre el 6 de abril y el 10 de junio, casi dos meses antes de que Jackson muriera en la mansión que alquilaba en Beverly Hills.

 
Design by Blogger | Celebrity Fashion Shop